Seguidores

jueves, 27 de abril de 2017

RESCATEMOS LA EMPATÍA Y EL DIÁLOGO





Empatía no es afecto posesivo ni desordenado, es la alegría y la comunicación cuando dos seres o más se encuentran y comparten experiencias, criterios etc. 

Cuando salimos de paseo por los pueblos, todos por la calle te saludan y hasta se detienen a conversar de cualquier cosa...

¿Qué nos está pasando en las grandes ciudades que cada vez se pierde la comunicación?
En las ciudades se chillan las libertades políticas, ideológicas y religiosas, nos pasamos horas reclamando a las compañías, de seguros, de teléfonos, pero quejarse y gritar mis derechos, no es dialogar...Cuando nos encontramos con alguien, es igual, le soltamos y descargamos el rollo de batallitas personales, porque entendemos que nuestra vida es azarosa e injusta, con el marido, con los hijos y con el jefe que es un tirano sucede lo mismo.

Soy partidario del silencio de la mente, es un estado donde no se le hace juicio al otro, ni se le critica a cada paso. Hablar mucho no es dialogar, así también callar no es sinónimo de virtud amable y sabia...

La familia y la sociedad en general debe ganar en ese aspecto: LA COMUNICACIÓN, ya decía, empática o de silencio contemplativo, de acción de gracias cuando se está frente a los seres amados, pero sabiendo estar en un estado de apertura, de paz y amor. 

Es triste ver aquellos hijos que no le hablan a sus padres ancianos sencillamente porque han perdido en apariencia un tema que los una, hermanos que solo se encuentran para discutir y reclamarse cosas, esposos que se viven exigiendo "que no me quieres, que no me vaaloras", pero nunca se dialoga....

Igual también porque este SISTEMA se ha ENCARGADO DE DIVIDIRNOS. Y todos discuten, todos van peleando por la calle, en el super, por el paseo de la playa con sus niños, cada cual con sus celulares (móviles), pendientes de estar conectados con las redes sociales, hipócritas que descuidan lo más esencial y elemental. 

Porque se ha creado un muro y el encuentro de tú a tú se teme, nos tenemos miedo los unos a los otros, por eso cuesta el mirarse a los ojos, cuesta el regalar una sonrisa, porque cada día se tiende a vivir una vida más "independiente", pero esclavos de la droga-digital, cada uno en sus cosas, vídeos juegos, consolas , etc, pero no hay comunicación. 

En Japón los adolescentes se pasan días sin salir de sus habitaciones y no le hablan a sus padres....
¿POR QUÉ? Porque han perdido la humanidad de la empatía por el otro, el misterio que posee, el enigma de la sexualidad, destruidos por un consumismo erótico y violencia sexual machista, eros desmedido y manipulado por las élites del poder y de consumo, han dado lugar a un fetichismo descafeinado y despojado de toda empatía, es la carne por la carne. Obsesionado por todo lo femenino erótico y desaforados por la tecnología de punta, se ha creado un ser humano extraño, evasivo, lejano e introvertido.