Seguidores

lunes, 8 de mayo de 2017

EL VIEJO MUNDO SE MUERE




Nuestra puesta en escena desatará el nudo que abre el telón y entonces se CORRERÁN LAS CORTINAS.... 




VER EL VÍDEO:




 "El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos". Antonio Gramsci


Antonio Gramsci (Ales, Cerdeña, 22 de enero de 1891 - Roma, 27 de abril de 1937)
 fue un político, pedagogo, filósofo y teórico marxista italiano.

Nuestra puesta en escena desatará el nudo que abre el telón y entonces se CORRERÁN las cortinas. Aunque son varias las obras, estamos concentrados en este ahora, CONSCIENTES E INCONSCIENTES. 
Entonces, se romperá el velo como en el Templo de Jerusalén tras la muerte de Jesús. Esto no es más que una metáfora y significa que todo será puesto a la luz... "Y en un instante caerán las escamas de los ojos", se retira la falacia Matrix de la ilusión, es el Maya que engañaba al Buda del árbol, donde se ocultaba el Mara, símbolo del ego y de la mentira, de la sombra, la ignorancia y la manipulación de las conciencias.

Ese "velo o escama que debe caer", representa lo que se quiebra, lo que se rompe, son los antiguos paradigmas que han sido válidos en otros tiempos, pero que hoy no funcionan. 




Para dar paso a otros conceptos y simbologías estéticas debe nacer una "criatura nueva", que será trasparente, de "una sola pieza", así nacerá una nueva época de luz. 

"Las cosas viejas pasaron y he aquí, son hechas nuevas..." Tal parece que hablo en términos "New Age"...Pero esa es la confusión que nos han sembrado y no es mi propósito...Simplemente, la humanidad está sufriendo como un parto y esto es muy evidente, es doloroso y nuestras vidas se resquebrajan, aún así queremos "poner remiendo nuevo en paño viejo..." y esto ya no puede funcionar, lo notamos en nuestras relaciones interpersonales, las fórmulas y las técnicas persuasivas de comunicación social no funcionan. Entre parejas, amigos, padres e hijos, maestros y discípulos, políticos y ciudadanos ya no son viables.


“Cada célula es un pequeño hogar de conciencia. Una entrada de un neuropéptido en una célula equivale a una descarga de bioquímicos que pueden llegar a modificar el núcleo de la célula”.

Nuestro cerebro crea estos neuropéptidos y nuestras células son las que se acostumbran a “recibir” cada una de las emociones: ira, angustia, alegría, envidia, generosidad, pesimismo, optimismo… Al acostumbrarse a ellas, se crean hábitos de pensamiento. A través de los millones de terminaciones sinápticas, nuestro cerebro está continuamente recreándose; un pensamiento o emoción crea una nueva conexión, que se refuerza cuando pensamos o sentimos “algo” en repetidas ocasiones. 

Así es como una persona asocia una determinada situación con una emoción: una mala experiencia en un ascensor, como quedarse encerrado, puede hacer que el objeto “ascensor” se asocie al temor a quedarse encerrado. Si no se interrumpe esa asociación, nuestro cerebro podría relacionar ese pensamiento- objeto con esa emoción y reforzar esa conexión, conocida en el ámbito de la psicología como “fobia” o “miedo”.


LA MUERTE NO ES MÁS QUE UN CAMBIO HACIA  OTRO RENACIMIENTO


Todos los hábitos y adicciones operan con la misma mecánica. Un miedo (a no dormir, a hablar en público, a enamorarse) puede hacer que recurramos a una pastilla, una droga o un tipo de pensamiento nocivo. El objetivo inconsciente es “engañar” a nuestras células con otra emoción diferente, generalmente, algo que nos excite, “distrayéndonos” del miedo. 

De esta manera, cada vez que volvamos a esa situación, el miedo nos conectará, inevitablemente, con la “solución”, es decir, con la adicción. Detrás de cada adicción (drogas, personas, bebida, juego, sexo, televisión) hay pues un miedo insertado en la memoria celular.

La buena noticia es que, en cuanto rompemos ese círculo vicioso, en cuanto quebramos esa conexión, el cerebro crea otro puente entre neuronas que es el “pasaje a la liberación”. Porque, como ha demostrado el Instituto Tecnológico de Massachussets en sus investigaciones con lamas budistas en estado de meditación, nuestro cerebro está permanentemente rehaciéndose, incluso, en la ancianidad. Por ello, se puede desaprender y reaprender nuevas formas de vivir las emociones.

(Fragmento "El Sendero del Mago")





EL KARMA Y EL DHARMA ES INMEDIATO

Las leyes de Causa y Efecto se acelerarán, la telepatía será más evidente, por lo que la intuición y la sutileza no solo será asunto de mujeres, sino que se verá también esa sensibilidad en la parte masculina...

Es como si la antigua medicina o alimento enlatado (envasado) nos diéramos cuenta ahora que tiene fecha de caducidad, pero "no lo sabíamos" o nos hacíamos los despistados y más tarde descubrimos (por acuerdos) que si la seguimos consumiendo nos saldrían ronchas y alergias. Sencillamente porque ya ha caducado SU TIEMPO. 

Por eso, más allá de todo espiritualismo o corriente metafísica y sin caer en cientificismos de izquierdas, quiero parafrasear a Antonio Gramsci, terminando así esta reflexión con el mismo autor que he comenzado: 

"Instruyámonos, porque tendremos necesidad de toda nuestra inteligencia. Agitémonos, porque tendremos necesidad de todo nuestro entusiasmo. Organicémonos, porque tendremos necesidad de toda nuestra fuerza interior".



Roly Polanco II