Seguidores

jueves, 3 de agosto de 2017

ALGO SOBRE EL EGO POSESIVO.


Lo contrario al ego posesivo, es estar relajados y observar el acontecimiento con amor, aunque en su apariencia sea un fracaso, un error, una metedura de pata, es perfecto. 
Es el arte de permitir, que no es igual a consentir, es dejar fluir que no es igual a estar en las aguas perezosas de un lago, es un estado de paz, entonces es cuando no "se mete la cuchara" en todos los asuntos, no apareces en los sitios y conflictos sin que "hayan llamado".
Son esas personas que siempre tienen que opinar, dar su criterio de manera irritada, desesperadas, con ansiedad, porque si no "estallan" por dentro. 

Esto sucede cuando no se cree en uno mismo y como decía, denota mucha inseguridad.
Estas personas le han dado riendas sueltas a egos posesivos, y se da entre parejas, padre a hijo y viceversa, es cuando se piensa ingenuamente que salvarán a su prójimo, a su hijo, a su hermano, a su vecino y al mundo a cada instante, por eso es que necesitan tomar el control sobre cualquier situación, algunos pueden llegar a la violencia verbal y física, porque están en sus criterios cuadriculados y verdades absolutas. 

DEJAR IR ES PERMITIR Y CALLAR POR RESPETO Y AMOR 

ACEPTAR DE UNA VEZ QUE ES UNA FALACIA SENTIR TERROR ANTE LA IDEA DEL "NIDO VACÍO". Siempre será un INVENTO DEL EGO, de que pueden dejar de amarnos, de que "ya no será igual en esta relación", de que "se acabó", de que "ya no me amarán como antes", lo cual siempre será y es una creación de la mente inquieta, está muy en correspondencia con la baja autoestima y depende principalmente de nosotros mismos. Porque como ya he dicho, de esos círculos y "callejones sin salidas" solo puedes salir tú mism@. Nadie podrá darte lo que ya tienes, la paz, la seguridad interna y el amor propio.